El carácter de Acuario

Acuario es el último signo de la triplicidad del aire, también el último de los signos fijos y es el centro de la trinidad servidora. Nada de lo que podría decirse de este signo en la actual etapa de la evolución, puede transmitir la idea del estado que ha de alcanzarse cuando toda la Humanidad avance a la condición de este signo. Su símbolo es el hombre, comúnmente conocido como aguador, y aquello que el hombre perfecto llegará a ser en el mundo concreto u objetivo (Capricornio) también se alcanzará en el mundo subjetivo entre los nacidos en Acuario. Si combinamos la idea de fijeza con la del aire, tenemos el concepto de aire fijo, de lo cual podemos deducir el hecho de que estos individuos son decididos, pacientes, tranquilos, no se inmiscuyen en lo que no deben, y son fieles. Tienen la capacidad de concentrar sus pensamientos, y por lo general son filósofos y científicos. Sienten inclinación hacia lo no convencional, y debido a esto resultan excelentes reformadores; tienen intelectos brillantes y claros, y perseveran con paciencia en todas sus empresas. Son personas que inspiran confianza debido a sus cualidades equitativas.
Siempre son cordiales, humanos y de temperamento reservado. Aman extraordinariamente el arte, la música y la literatura, pero parecen tener más habilidad para los estudios científicos, en lo cual los ayuda considerablemente su naturaleza intuitiva y penetrante. Cuando están plenamente individualizados, poseen mucho amor por todas las empresas y ocupaciones humanitarias que producen armonía para muchos; esto hace que tengan pronunciadas tendencias sociales, y hace que les encante dar placer a los demás. Además son pacientes en su devoción y cuidadosos en su pensamiento, y desarrollan excelente memoria para las ideas subjetivas.
El principal rasgo de este signo, que en realidad es característico de él, es la notable habilidad que confiere para el estudio de la naturaleza humana, porque los individuos de Acuario tienen la facultad innata de conocer el carácter de los demás, y en raras ocasiones se equivocan en sus juicios.
Parecen contener la esencia de la triplicidad del aire, poseyendo una mentalidad de la más alta y refinada calidad que los hace por naturaleza clarividentes, claros razonadores y cuidadosos estudiantes. Cuando viven en las líneas puramente personales, son caóticos, difusos, engañosos, truculentos y listos para lograr sus propios fines: egoístas, tienden a usar su voluntad inflexible en la dirección de los deseos mentales, o se inclinan a ser vacilantes y caprichosos, y a menudo se jactan de cosas que no pueden hacer. Entre nosotros todavía hay muy pocos verdaderos acuarianos. Sin embargo se acerca su día, y tendremos una idea de lo que podemos esperar en las vidas de Dickens, Edison, Ruskin y George Peabody, en la clarividencia de Swedenborg y en la ciencia de Darwin, todos los cuales nacieron en este signo. De esta manera tendremos una idea de cómo será el futuro de la Humanidad.

Sigue leyendo >>>