Hombre Acuario Mujer Aries

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Aries y un hombre Acuario?

Commprende, desde un primer momento, que cuando este hombre se siente triste, se ríe y cuando está muy alegre, llora. Son trucos que utiliza para que no adivines que te ama. Llegarás a quejarte de su altivez y de cierto desapego. También lo tildarás de sádico. Te olvidas de que Acuario está absolutamente desconcertado ante tu fervorosa defensa de los derechos femeninos, lo que no te impide participar en un desfile de modas. ¿En qué quedamos? No sabe, todavía, que los aplausos te resultan irresistibles. Además, más que defender los privilegios femeninos, tú estás convencida de que no eres igual, eres superior a él.
Al enfrentarte con la admirable amplitud de criterios de este hombre, incapaz de la más mínima actitud mezquina de las emociones ante un prójimo, te resulta admirable, te fascina, te enseña que hay formas más dignas que el orgullo para vivir en sociedad. El se preocupará por los males de la humanidad y permanecerá indiferente ante tu resfriado. Más bien se preguntará cómo terminar con el resfriado de todos los habitantes del mundo.
Urano, su regente, lo inclina a calmar todas las infelicidades del Universo para formar un futuro luminoso. No le resta comprensión para los pequeños males cotidianos. Pero es afable y bondadoso, de gran nobleza. Se esfuerza por ser comprensivo contigo, sabiendo que necesitas llorar en sus hombros por lo mucho que te ha hecho sufrir, aunque sin intenciones de hacerlo.
Comprende tu pena pero no esperes que cambie. Será tierno y protector sólo cuando se le ocurra, pero tu mirada ariana, tan sentimental, lo encontrará glacial. Puede llegar a negociar bien las contradicciones de sus temperamentos pero no conciliarán del todo para siempre. Dado que eres celosa, tendrás que invitar a sus amigos a casa o irá a encontrarse con ellos en cualquier parte: siente veneración por la amistad.
Pero él te fascina porque es original, humanitario, imprevisible. Estimula la tendencia de Marte, tu regente, a los desafíos. Además su excentricidad te parece una virtud porque nunca te aburres con él. Llamará la atención de los demás y a ti te fascinan los redobles de tambores.
Con respecto a la unión sexual, te aclaro que tendrás que detener un poco tu fuero marciano y enseñarle lo que sabes, instintivamente o por experiencia: él estará dispuesto a aprender. No es que sea virgen, aunque podría serlo, sino que está admirado de esta apasionada situación que está viviendo y necesita analizarla, saborearla, y después guardarla o eliminarla. Su vínculo sexual puede ser de múltiples maneras porque está basado en el magnetismo y la curiosidad intelectual mutuas. Tu frescura y candidez, tu total sinceridad con respecto al amor sexual, lo excitarán y despertarán su ternura. Pero cuídate de guardar la imagen ideal de inocencia que lo sedujo en un primer momento.
Tenderán, en todo momento, un puente que les asegure la comunicación. En el fondo a los dos les atrae el exotismo. Y si te dejas llevar de su mano, no sólo participarás de situaciones originales sino que toda tu vida será una aventura. El hombre Acuario merece que bajes de tu pedestal.