Los hombres Acuario del segundo decanato y la profesión

Independientemente del contexto en el que se mueva y la actividad que realice, no solamente debe poder ejercer su libre albedrío, sino que debe ser totalmente independiente o como mínimo exige que le dejen a su aire.
Puede hacerse absolutamente útil, siempre y cuando no esté obligado a ello; puesto que detesta sentirse prisionero de un sistema, atrapado en un trabajo rutinario, excepto si ha escogido dedicarse a una tarea que requiere una gran habilidad manual, técnica o intelectual y, consecuentemente, cierta perseverancia.
Ante todo pretende singularizarse, no hacer nada como todo el mundo, demostrar que existe otro camino para cumplir sus ambiciones, tener éxito o, simplemente, ganarse la vida.
Sin embargo, su espíritu rebelde o de contradicción no excluye actitudes muy pragmáticas y, principalmente, es una manera muy original de enfocar los problemas para hallar esas soluciones en las que nadie había pensado.