Padre Acuario e hijo Capricornio

Si es un niño, el hijo es más tranquilo, más comedido, reflexivo o serio que su padre.

Lo que no impide que ambos tengan muchos puntos en común y se entiendan bien.

Se tienen en gran estima y, sin embargo, sus intercambios carecen de sutileza.

Si es una niña, no se deja engañar por las debilidades de su padre, las cuales se abstiene de juzgar y, a veces, no deja de aprobarlas.

No se entrega mucho a su padre. Ocasionalmente, él la ignora un poco. Sin embargo, se muestra muy unido a ella.