Hombre Aries Mujer Aries

Fuego con fuego suele ser peligroso. Y ningún hombre de Aries soportará que su pareja decida, afronte los peligros y considere que tiene el poder en la pareja. Pero hay una táctica que no falla y es que te pongas en su lugar en cada una de las “ofensas” que Aries considera insoportable, que son muchas. Trata de convencerlo a él que te acompañe en esta educación de a dos.
Fíjate, a ambos no les gusta obedecer pero, si se aman, pueden alcanzar cierta flexibilidad. Sus celos son feroces porque se acercan al egoísmo y a cierta malsana competencia. Comienza tú por soportar que converse con otra mujer en una reunión, sin marcharte desairada, aunque tengas que sostenerte con una copa de champagne. Las peleas serán como una bomba de hidrógeno, así que si se olvida de avisarte que tiene una reunión de directorio y llega tres horas más tarde de lo acordado, recuerda que tú harías lo mismo. No lo esperes para destrozarle su camisa de seda natural en la cara porque él arrojará por la ventana tus mejores pares de zapatos y terminarán acudiendo los bomberos. Piensa que Marte le da el Fuego creador, transformándolo en un pionero, un iniciador, un adelantado. Ya sabemos que a ti también, pero uno de los dos tiene que transar.
Deberá quedar muy claro, desde el principio, que él es el hombre y tú, la mujer. No te niegues cuando exija, aunque tú trabajes, pagar de su propio pecunio todos los gastos de la casa que comparten, así como las salidas, vacaciones, ropa y adornos. Tu dinero, aunque tu sueldo sea importante, será siempre un agregado para que te des los gustos.
Toda mujer Aries guarda un deseo profundo de ser protegida y defendida por su hombre, y él se comportará como el príncipe de los cuentos de hadas de tu infancia, que atravesaban bosques con lanzas para salvar a su amada.
Lo que te asombrará es que se trata de un individuo más autoritario, contestatario y guerrero que tú misma. Tu relación tendrá más probabilidades de éxito si evitas que te arrebate el trueno de Marte. Este hombre puede ser muy tierno y dulce, a pesar de su incontrolable independencia y es un actor maravilloso para demostrar que se encuentra muy bien cuando, en realidad, lo han herido profundamente.
Da la impresión que deberían entenderse los estallidos mutuos si son del mismo signo, pero tienen que pasar varias experiencias dolorosas, incluso llegar a un paso del final, para reconocer que la fuerza no sirve para enfrentar la fuerza. Si eres capaz de dirigir todos los dardos de Marte a sus enemigos y no contra él, te adorará, y te lo retribuirá con un comportamiento tan leal como el tuyo. Alguien tiene que comenzar. Prueba a hacerlo tú. Tendrán que combatir un enemigo común: el egoísmo que se expresa en el uso de la pareja para la propia satisfacción sexual. Una vez que logran la ternura espontánea, el sexo puede alcanzar el goce total.
Harán el amor de una manera tempestuosa, explosiva, fogosa e incontrolable y luego sentirán la serenidad de una mañana serena y silenciosa. Será una unión primitiva y poética. La unión sexual entre dos Carneros puede ser una experiencia inolvidable. No soportan sufrir celos y a la vez no quieren ningún tipo de barreras. Eso es exigirle demasiado al amor. Flirtear es parte de la seducción de este signo, pero deberás resignar este juego para conservar a este hombre.
En el fondo de su altanería, esconde una gran inseguridad emocional. Para él tú naciste en el momento en que te conoció. Y no olvides que el lugar de una mujer está en el corazón de su hombre.