Hombre Aries Mujer Tauro

Cuando un jefe Aries comunica a su empleada Tauro “La necesito el sábado todo el día, así que cancele todo programa que tenga”, es determinación. Cuando la empleada Tauro responde tranquilamente: “El sábado estoy ocupada. Recurra a otra persona”, es obstinación. La determinación inicia. La obstinación es una reacción negativa. Una elección para trabajar, puede tener buenas consecuencias. Una negativa irreflexiva suele ser motivo de estancamiento.
Pero tu signo estuvo en Aries alguna vez y conoce los riesgos de la falta de cautela. La meta taurina de la seguridad financiera, tan importante para ti, la puedes alcanzar unida a la energía incansable de un signo regido por Marte. Por eso, te sientes tan atraída por Aries. Eres un ama de casa innata y lo que deseas es formar un hogar confortable, con una buena cantidad de muebles, alimentos sanos, risas de niños y música. Tendrás las camas perfectamente tendidas, la casa limpia, la ropa blanca bien guardada y las cuentas pagas. No eres demasiado celosa, si no tienes causas, en tu espíritu reina la paciencia y no te gusta rezongar. Sabes escuchar y no te molestará cuando tu marido traiga, de sorpresa, a sus amigos a cenar, porque una de tus virtudes es la simpatía y te encanta oficiar de anfitriona. Si recordamos que a este hombre le encanta concertar negocios mientras cena en su casa, se siente el rey del mundo y en su vocabulario no existe la palabra ahorro, le apareces como la mujer perfecta. Además, los dos aman la naturaleza y buscarán el campo los fines de semana, lo que evitará una que otra discusión por su pasión masculina y obsesiva por el fútbol.
Sus desavenencias surgen por pequeñeces que se pueden resolver: a ti te gusta una casa en las afueras pero él no puede vivir sin el ruido de la ciudad. Aunque le guste la naturaleza, este hombre de campesino no tiene absolutamente nada. El siempre transitará por la ciudad, persiguiendo un milagro que, al final, ocurre. Discutirán también porque él quiere usar la cuenta de ahorro para renovar su coche y tú clamas por una nueva heladera. Te volverás más tolerante cuando él te sorprenda con joyas para tu cumpleaños porque pensarás, que, al menos, son una inversión.
Aries derrama su jugo de naranja sobre la alfombra o quema el sofá con su pipa y sigue conversando porque piensa que los objetos han sido hechos para ser renovados. Por lo tanto no entenderá cómo puedes enojarte tanto por tan minúsculos accidentes domésticos. Todo se calmará cuando se unan por las noches porque tienen una relación física placentera. Pero debes tener cuidado porque te nota práctica hasta para hacer el amor: te falta el toque místico que él necesita durante la unión de los cuerpos.
Tauro toma con humor todo, hasta el sexo, lo cual resulta muy positivo, pero si este hombre luce como Adán al acostarse pero no se sacó las medias, tu carcajada lo rebajará hasta dejar de hablarte por unos días. Y tú te enojarás igual cuando él no recuerde un aniversario como el primer día que hicieron el amor. Pero huye de la rutina y muéstrate más creativa en frases y demostraciones cariñosas: ¡Aries es extrovertido! Pero tú eres cálida y lo aplacarás cuando llegue agotado.