Hombre Aries Mujer Virgo

Como Aries necesita un amor incondicional, este signo puede proporcionárselo. Siendo Virgo, lograrás que Aries muestre su faceta más tierna y su profunda capacidad de amar. Sólo que no contará con la tolerancia necesaria para que tú termines con tu miedo a unirte de manera definitiva. Trata de inhibir tu natural tendencia a criticar. Debes temerle más al hielo de Aries que a su fuego. El fuego se consume solo. El frío puede matar. Si no lo menoscabas, te demostrará cuán ardiente puede ser y su cariño te parecerá un sol constante.
Tú prestas ayuda de manera silenciosa, porque no esperas ni te gustan las alabanzas pero la intuición de este hombre lo inclinará a agradecerte con frases dulces, que tu puro e inapreciable amor merece. Pero sería bueno que fueras más alegre y que te estimes más a ti misma. De todos modos, cuando cometas un error, este hombre encontrará palabras de aliento suficientes. El acto sexual refleja que ambos son idealistas. El hombre Aries, regido por Marte, está envuelto en pasión. Aun así, ambos buscarán que el encuentro íntimo tenga su parte de pureza.
Te encontrarás con un hombre cuidadoso de los pequeños detalles en el plano sexual, lo que te llevará a un gran regocijo. Evita las críticas en pleno éxtasis de amor porque enfriarás todo su romanticismo. La vitalidad sexual de él será superior a la tuya pero, si te decides a mostrarte comprensiva y seductora, dotarás de paciencia a uno de los más inquietos representantes de los signos solares. Trata de no llevar al lecho matrimonial los conflictos que te han sucedido durante el día y haz el esfuerzo de sacrificar si no toda, gran parte de tu personalidad al amor. A pesar de ser tan afines eróticamente, pueden dejarse llevar por la rutina y hacer de su relación nada más que una cuestión de respeto mutuo.
Traten de no perder la vibración tan especial que los atrajo desde el primer instante. Es una excepción que uno de los dos sea infiel o que abandone al otro en situaciones de gran presión. Si se efectuara un alejamiento sería porque fuiste herida con un agravio personal que estuvo a punto de postrarte; en cambio, tu hombre de Aries sólo te abandonará si le hiciste trizas sus sentimientos. Tú esperas que el amor tenga defectos, por eso no te sorprenden las desavenencias, pero él busca en la pareja la perfección. Aun así, hay un punto en que estas contradicciones se encuentran y complementan.
Comprobarás que los problemas de la relación llegan desde el exterior y no por la disminución de su amor. Cuídate de tu obsesión por tu trabajo o por las tareas del hogar, de la misma manera que él deberá limitar su feroz ambición, que lo inclina, inconscientemente, a colocarte en último lugar. Allí empezarán tus críticas, a veces en público, que lo humillarán empujándolo a la furia. Uno de los dos tiene que ceder y muy rápido. Es probable que apenas tú reconozcas tu exabrupto y seas capaz de confesar tus frustraciones, él te comprenda de inmediato y todo se arregle. Cuando ustedes logran ordenar sus emociones, las pequeñas grietas se repararán enseguida, ni siquiera dejarán huella.