Las mujeres Aries del tercer decanato y la profesión

Se trata de una mujer que a menudo antepone su vida amorosa y afectiva a su actividad profesional, aunque ésta le resulte muy motivadora y se entregue a fondo. Por eso, en el marco de sus ocupaciones, da prioridad a sus sentimientos, lo que hace que no siempre sea estable ni, por otro lado, feliz.
En efecto, puede ser víctima de una impulsividad emocional, que la empuja a entregarse en cuerpo y alma, de inmediato, a una relación incluso banal, para tarde o temprano caer de las nubes y decepcionarse con las reacciones del otro, de quien no recibe todo lo que esperaba.
Por eso, es muy posesiva en todas sus relaciones y ahí reside la verdadera causa de sus decepciones. Así, a menudo cambia de actividades o de lugar de trabajo a causa de problemas de relación de este tipo. En todo lo que hace o emprende y ahí donde trabaja, necesita sentirse amada y comprendida, motivada y valorada.