Los hombres Aries del segundo decanato y el Amor

Aries y el Amor

El hombre Aries del segundo decanato siente una necesidad vital y absoluta, tal vez como condición indispensable de su existencia, por decirlo de alguna manera, de afirmarse imponiendo su capacidad de acción y apoderándose de una forma agresiva y entusiasta de lo que ansia o desea.

De tal manera, cuando desea obtener algo, satisfacer sus deseos o ir a algún lugar, nada ni nadie parece poder ponerse en su camino o suponer un obstáculo.

Sin embargo, aunque goza de un temperamento realmente enérgico y de una sólida capacidad de decisión, no deja de ser víctima de sus impulsos irreflexivos, sobre todo, cuando se trata de sus sentimientos.

En efecto, puede revelarse tanto eficaz en la acción y la lucha, como sufrir por mantener su calma y su sangre fría cuando se trata de su sensibilidad y sus emociones o, simplemente, de dominarlas o expresarlas, lo que explica las torpezas que a veces comete, sus reacciones repentinas o violentas o sus actitudes de desafío.