Los hombres Aries del tercer decanato y la Amistad

Lo que aflora en el nativo del 2° decanato se ve claramente en el del 3er decanato: sus amigos deben hacer causa común con él, deben pensar como él, amarle, elogiarle, apreciarle, animarle y mantener en él ese fuego interior en todo momento.
En efecto, como tiende a apasionarse por todo lo que hace y todo lo que vive, es esencial que se sienta en comunión de pensamiento con sus amigos, que tenga la impresión de que éstos son incondicionales.
Evidentemente, dicha actitud esconde cierta falta de confianza en sí mismo o de madurez. Lo que explica que tenga tanta necesidad de participación, de compromiso y de fe en las corrientes ideológicas o de otro tipo. Debe poder dedicarse a una causa o una pasión, como, por ejemplo, el deporte, para hacer amigos, indudablemente menos apasionados que él, pero dispuestos a admirarle por su entusiasmo y ardor.