Los hombres Aries del tercer decanato y la profesión

Como todos los seres que se guían ante todo por sus sentimientos y deseos, es un hombre que necesita motivaciones y creer en sus actos y empresas. Por eso, cualesquiera que sean sus tareas u ocupaciones, debe poder darles un sentido, un valor y una grandeza.
Al ser apasionado por naturaleza se puede revelar a veces muy inestable, aún más cuando tiende bastante a mostrar profundos impulsos de simpatía, pero también de antipatía, respecto a los demás, de forma impulsiva y totalmente irreflexiva.
De gran susceptibilidad a flor de piel, a veces se enfada por una reflexión sin importancia o, simplemente, porque no se siente apreciado con justicia. Puede también tener convicciones morales o políticas muy firmes y lanzarse a una especie de propagandismo e incluso a militar en una causa social o deseada.