Madre Aries e hijo Escorpio

Si es un niño, sus relaciones afectivas son viscerales y apasionadas. Se estimulan y se enriquecen mutuamente y, sobre todo, se comprenden sin hablar.

Son igualmente audaces, pero él es más calculador y misterioso que ella.

Si es una niña, les cuesta vivir en paz, aunque tampoco pueden vivir la una sin la otra.

Indiscutiblemente, la madre se vuelve mucho más dependiente de su hija que ésta de su madre, pero la hija admira secretamente a su madre y está muy unida a ella.