Padre Aries e hijo Capricornio

Si es un niño, sus relaciones no siempre resultan sencillas, puesto que el hijo casi siempre es más maduro y más lúcido que el padre; pero, evidentemente, el padre es quien ejerce la autoridad.

Cada uno, en un registro diferente, es muy orgulloso y, a veces, no se hacen ningún favor.

Si es una niña, nota perfectamente que ella es más madura y lúcida que él y, como quien no quiere la cosa, puede hacerle frente.

A menudo él cede por afecto, pero también porque siente, implícitamente, que ella tiene razón. Sin embargo, a veces chocan.