Padre Aries e hijo Sagitario

Si es un niño, a menudo coinciden en su necesidad de exteriorizar sus energías físicamente o mediante cualquier competición.

Les gusta lanzarse desafíos. Sus relaciones son entusiastas y optimistas.

Si es una niña, está muy a menudo agarrada a los faldones de su padre, como suele decirse, le sigue sus pasos y a veces incluso corre más deprisa que él.

Se entienden muy bien. Sus relaciones son sanas y espontáneas.