Padre Aries e hijo Tauro

Si es un niño, a menudo hereda de su padre el temperamento enérgico, pero se muestra mucho más tranquilo, lento y tozudo que él.

A la larga, pueden ejercerse una favorable influencia mutua, el padre animando a su hijo y el hijo inclinando a su padre a la paciencia.

Si es una niña, está muy entregada a su padre, pero las reacciones de éste, un tanto bruscas a veces, no le dan seguridad.

Con un carácter afectuoso, pero más bien pasivo y posesivo, la hija sufre por la falta de atención del padre. Sin embargo, se aman y a menudo tienen los mismos criterios.