Padre Aries e hijo Virgo

Si es un niño, su naturaleza reservada corre el riesgo de contrastar con el carácter extravertido de su padre.

Sin embargo, a menudo comparten el sentido moral y el mismo empeño en el esfuerzo, siendo más rigurosos, estrictos, estudiosos y acentuados en el hijo.

Si es una niña, la encuentra demasiado tímida, pero su aparente calma le modera y le obliga a emplear otras formas de relación, más sutiles, para comprenderla.

En cuanto a ella, aprende mucho del entusiasmo y de la confianza en sí mismo del padre, de la que ella carece.