El Dragón

Las personas nacidas en el año del Dragón son seres afortunados. Gozan de buena salud, poseen fuerza, inteligencia y valor. Por lo general son personas sensibles, que saben escuchar e inspiran confianza a quienes les rodean.

Los Dragones son idealistas por naturaleza. Sus principios y proyectos marchan siempre contra la corriente: Son los fabricantes de las grandes utopías. Por lo general se trata de seres incomprendidos, pero a veces sus ideales coinciden con las necesidades de la época y en esos casos llegan a ser líderes carismáticos. Josep Broz (Tito) nació en el año del Dragón.

El Dragón es el único animal mítico entre los doce que componen el zodíaco chino, lo que nos da una indicación acerca de su importancia. Representa el fuego, la autoridad y el poder.

En la primitiva mitología oriental el Dragón era uno de los «Cuatro Animales Fabulosos» y presidía los cielos. Los tres restantes eran el Fénix, jefe de todas las aves, el Unicornio, jefe de las bestias de pelaje, y la Tortuga, que comandaba a los animales con concha.

Las personas nacidas en el año del Dragón son tiernas, y a causa de ello pueden ser víctimas de personas poco escrupulosas Suelen ser conversadoras y, en ocasiones, proclives a la charlatanería. Sin embargo, no son chismosas ni demasiado críticas hacia los demás.

Los Dragones son trabajadores, esforzados, y a menudo dedican sus vidas a causas altruistas. Se dice en China que las personas nacidas en este año poseen cuatro «bendiciones»: virtud, prosperidad, armonía y longevidad.

Aman la perfección y a causa de ello son exigentes consigo mismos y también con los demás. Se enfadan con facilidad y en estos momentos son capaces de cometer cualquier desatino.

El Dragón ama los gestos teatrales, las grandes escenografías. Es el tenor de ópera por excelencia. Suele ser pomposo, desbordante, barroco. Oliver Hardy, el excelente cómico, nació en el año del Dragón. Las personas nacidas bajo este signo suelen ejercer las funciones del bufón medieval: bajo una apariencia extravagante y risueña, dicen grandes verdades que todos escuchan atentamente.

En su vida afectiva, el Dragón es apasionado e impulsivo. Sin embargo, no admite ningún lazo que impida su libertad de movimientos. El Dragón es el único amo de sí mismo. Bajo estas condiciones, puede ser un buen esposo y padre de familia.

Las personas nacidas en este año son afortunadas y suelen triunfar en sus empresas sin que ello les signifique grandes esfuerzos. Pero son pacientes y trabajadoras; raras veces abandonan una tarea emprendida, especialmente cuando su orgullo está en juego.