La Cabra

signo Cabra

George Harrison era del signo Cabra.


En Oriente se considera afortunadas a las personas nacidas en el año de la Cabra. Poseen un corazón generoso y se compadecen con facilidad de los seres más débiles que ellas. Hacen amigos con gran facilidad y son queridos por quienes les rodean.

Como contrapartida, las personas nacidas en el año de la Cabra suelen ser mediocres y raras veces destacan en algún área. Se dice que las personas Cabras están sometidas a su destino y no pueden escapar de él. No obstante, suelen llevar vidas tranquilas y felices.

El hombre y la mujer Cabra es un ser realista por excelencia. En política suele adoptar posiciones conservadoras o, mejor dicho, escépticas. No cree que los actos voluntarios de los hombres puedan cambiar fundamentalmente las cosas. Lo que debe suceder, sucederá, piensa la Cabra.

La Cabra, pues, vive el presente intensamente. No es amante de la nostalgia, ni sueña con perspectivas brillantes. Piensa: lo único verdadero que tengo son estas hierbas frescas; no sé qué sucederá mañana; quienes intentan adivinarlo siempre se equivocan.

Las personas nacidas bajo el signo de la Cabra se interesan profundamente en todo lo que les rodea, tanto material como culturalmente. Suele destacar en la Historia y en las Artes, aunque sus características le impulsan a los empleos subalternos más que a los líderazgos. La Cabra busca ante todo la seguridad.

Una persona Cabra rehuye la popularidad y teme llamar la atención. Nunca se le advierte cuando llega a una reunión, a la inversa de lo que ocurre cuando llega un Tigre o un Dragón. La Cabra se siente insegura de sí misma y a veces habla con dificultad o tartamudea.

La Cabra analiza todas las cosas. Es desconfiada y no acepta un hecho o una idea hasta que la ha examinado por sí misma. Sólo cree en lo que ve, oye o palpa. No es intuitiva, sino lógica e intelectual, aunque piensa lentamente y rumia sus pensamientos muchas veces. La primera vez que se le propone algo, la Cabra no contesta sí o no. Necesita tiempo para decidirse.

Sus críticas y comentarios suelen ser precisos y exactos. Los expone con toda naturalidad, sin advertir que pueden herir al interesado. La Cabra con-sideri que la verdad no puede ofender, y esto algunas veces le provoca enemistades.

Las personas nacidas bajo este signo no creen en fenómenos paranormales ni en OVNIS, y suelen burlarse de quienes se dedican a estudiarlos o creen en ellos. En materia literaria, sólo les interesan las obras testimoniales, las biografías y los ensayos sobre temas de actualidad. La Cabra no comprende el arte abstracto y por lo tanto lo rehuye.

Las personas nacidas en el año de la Cabra poseen extraordinaria habilidad manual. Suelen ser buenos artesanos y jardineros. Les atrae todo lo que está relacionado con la tierra, ya sea en la superficie o en las profundidades.