La Rata

signo rata

Marlon Brando es del signo Rata.


La Rata es sociable por naturaleza. Le encanta estar en lugares donde pueda gozar de la compañía de sus semejantes. Pero atención: también se dedica a aprovecharse del trabajo de los demás.
A la Rata le interesa triunfar, y para lograrlo suele recurrir a cualquier medio, incluso los poco honorables. Una Rata que se dedique a la política, por ejemplo, es capaz de cualquier cosa con tal de obtener el escaño o el ministerio que anhela. La ideología, en estos casos, no es sino el disfraz que permite a la Rata avanzar hacia su objetivo.

La Rata (es decir, la persona que pertenece a este signo) tiene una inteligencia práctica notable. Se conoce muy bien a sí misma y conoce a quienes la rodean. Está permanentemente investigando a las personas, tratando de saber más acerca de ellas. Esta cualidad, bien dirigida, le conduce a ayudar a sus semejantes, pues la Rata es una excelente consejera. Mal encaminada, transforma a la Rata en una persona chismosa y dañina.

A primera vista la Rata parece un ser equilibrado y tranquilo, pero bajo esta superficie exterior late un corazón inquieto y nervioso. A menudo esto no es advertido por quienes la rodean porque la Rata, aunque investiga ardientemente la conducta de’ los demás, no suele hacer muchas confidencias íntimas.

La Rata tiende a guardar provisiones y objetos para asegurarse el futuro. A menudo esta tendencia la lleva a adquirir bienes innecesarios, sólo porque los puede conseguir a bajo precio. Los armarios de la mujer Rata suelen estar llenos de vestidos y zapatos, pues además nunca tira sus pertenencias, aunque ya no las necesite.
Las personas nacidas bajo este signo son muy intuitivas. A menudo poseen capacidades extrasensoriales (telepatía, clarividencia, telequinesis, etc.). También suelen .ser creadoras e imaginativas.

Según la leyenda, Buda llamó a todos los animales para despedirse antes de su muerte. Los primeros doce en llegar fueron elegidos como signos astrológicos. El Buey era el primero de la caravana, pero poco antes de llegar al lecho de Buda, la Rata se le acercó y le pidió que la dejase montar en su lomo. El paciente Buey aceptó y así la Rata viajó cómodamente sobre él. Pero al llegar junto a Buda, la Rata se deslizó velozmente del lomo del Buey y corrió hasta el lecho. De este modo fue la primera en llegar y por esta razón constituye el.primer signo del sistema astrológico. Esta leyenda ilustra bastante bien el carácter y el modo de actuar de las personas nacidas bajo el signo de la Rata.

La Rata llega siempre hasta el final de sus empresas. Ningún obstáculo logra detenerla. Avanza hasta conseguir todo lo que se propone. Nada logra molestarle porque se trata de un ser solitario —aunque sociable en apariencia— que protege su universo privado con maestría. Las personas que pertenecen al signo de la Rata son libres por naturaleza.

Una de las características de la Rata es su voluntad de dominio sobré la naturaleza y sobre sus semejantes. Su atracción ante lo desconocido es muy fuerte y por esta razón puede triunfar en la ciencia y la investigación. Si se dedica a la medicina, puede ser un excelente psicoanalista. La Rata posee grandes cualidades como juez de instrucción y como detective.
La Rata es un animal —o una persona— eminentemente crítica. Bien utilizada, esta cualidad puede transformarle en una eficaz ayuda para sus semejantes. Mal empleada, lleva a la maledicencia, a censurar al prójimo por puro placer.

En asuntos de amor, la Rata es celosa y exclusivista. También es encantadora y constituye una amante ideal. Es .capaz de una enorme generosidad hacia las personas que ama, inclusive en el caso de no ser correspondida. La Rata halla en el amor su realización personal. Es sensual y sentimental.

A pesar de que en Occidente la Rata es poco apreciada, los orientales la estiman en alto grado por su habilidad y tesón en la búsqueda de alimento. Se la tiene como símbolo de industria y prosperidad. Cuando en un granero hay ratas, ello significa un signo de abundancia, pues la rata sólo va allí donde hay alimento. Las personas que pertenecen a este signo son semejantes.
Naturalmente, las circunstancias ambientales influyen en la formación del carácter de la Rata, bien subrayando o bien contrariando sus tendencias espontáneas. Si la Rata es educada en un ambiente libre y desprejuiciado, desarrollará al máximo sus potencialidades: no vacilará en sembrar la discordia, en dominar a sus semejantes e incluso en traicionar a sus mejores amigos. La Rata será siempre una figura destacada y odiada.

Si, por el contrario, estas personas son educadas en un ambiente más bien represivo, moralista, sus tendencias naturales se verán refrenadas. En lo exterior la Rata parecerá menos peligrosa, pero por dentro su vida será una eterna lucha entre su instinto destructor y su conciencia moral.

La Rata suele tener éxito en cuestiones de dinero. Siempre se las arregla para obtener todo lo que necesita, y por lo general gracias, al trabajo de los demás. Prefiere valerse de la astucia antes que del esfuerzo. La Rata tiene grandes posibilidades en los negocios y en la política.
En materia sentimental, la mujer Rata se relaciona bien con el hombre Buey, Mono, Perro o Dragón. En cambio no le conviene de ningún modo entablar relación con el Caballo, la Cabra o el Gallo. El hombre Rata se llevará muy bien con mujeres que pertenezcan al signo del Buey, del Dragón, del Mono y del Jabalí. Pero jamás se han de vincular con el Tigre, la Cabra o el Caballo.