La Serpiente

signo Serpiente

Audrey Hepburn era del signo Serpiente.


Tanto en China como en Japón la Serpiente constituye un signo opuesto al del Dragón. Mientras este último simboliza las fuerzas positivas del Universo, la Serpiente representa lo negativo y destructivo. La Serpiente suele ir asociada al engaño, la mentira y la traición.

Las personas nacidas en el año. de la Serpiente suelen ser inteligentes y profundas, aunque algunas veces demasiado inclinadas a las apariencias. Jamás deben preocuparse por cuestiones económicas pero, no obstante, son reacias a prestar dinero.

Las personas Serpiente suelen preocuparse por ayudar a sus semejantes, si bien, a causa de su excesiva actividad, pueden resultar cargosas. Son perseverantes y suelen alcanzar todo lo que se proponen.

Los nacidos en el año de la Serpiente suelen ser bellos y elegantes. Les gusta seducir a las personas del sexo opuesto sólo por el placer que ello les produce. No son amantes fieles.
Los nativos de este signo son pacientes y cautelosos. Poseen un espíritu de sacrificio muy arraigado y son capaces de llegar a entregar su vida para salvar a otro.

Los representantes de este signo son personas intuitivas. Entre ellas hay gran proporción de médiums y clarividentes. Deben seguir los dictados de su intuición, pues a menudo ella les guiará mejor que su intelecto.

A pesar de su aparente vivacidad, la Serpiente guarda muy bien sus secretos, y es muy difícil llegar a conocerla íntimamente. Detrás de su apariencia a veces superficial, suele esconderse un alma sensible y apasionada.

Diplomático por excelencia, el nativo de la Serpiente está muy bien dotado para la política y las altas finanzas. En general prefiere los campos tradicionales y es raro encontrarlo en profesiones nuevas o en terrenos desconocidos. La Serpiente no es una descubridora de continentes, aunque sí una buena administradora.