El Sol en Aries

La voluntad instintiva del individuo aspira a la afirmación de sí mismo. La personalidad carece a menudo de poder de concentración. Es ansiosa, impaciente, terca y pertinaz. Necesita acción, exteriorización. Es entusiasta y optimista; pero, ya que no demuestra tener discernimiento, ni tampoco capacidad para evaluar los obstáculos que se presentan en su camino, es víctima de arrebatos, seguidos de desesperación.
El hombre Aries está dotado de un temperamento ardiente. Continuamente necesita madera para quemar, acciones que emprender, luchar. Es audaz, pero se revela también moralista y susceptible.
La mujer Aries es una mujer cerebral, activa, independiente, impulsiva y sentimental. Le gusta conquistar o ser conquistada.
Palabras clave: afirmación de sí mismo, audacia, proyección hacia el futuro, atracción por la conquista, valor, efusiones entusiastas, imprevisión, desesperación, falta de perseverancia.

Volver a El Sol en los signos