El Sol y la Luna en los signos

Los llamamos luminares porque el Sol es el astro del día y la Luna es el de la noche. Si la posición del Sol en una carta astral determina el signo natal, la Luna no tiene el mismo privilegio.
Sin embargo, las informaciones reveladas por la situación de estos dos astros en un signo del zodíaco tienen la misma importancia. En efecto, así se trate de la carta astral de un hombre o de una mujer, el Sol representa siempre el ser encarnado, en vías de realización, y la Luna la parte de receptividad, que favorecerá o no la realización del ser en cuestión.
A modo de ejemplo, no por tener el Sol en Libra, uno se beneficiará sistemáticamente de todas las cualidades positivas de este signo. La posición del Sol en el nacimiento revela más bien que se debe experimentar la voluntad instintiva tal como se revela en el signo Libra, al mismo tiempo que se experimentan las cualidades propias de este signo.

Volver a El Sol en los signos