El Sol y las Casas astrológicas

Otro factor esencial para destacar las diferencias entre signos es la presencia del Sol en las Casas Astrológicas.
Según la Casa en la que dé el Sol (para eso es necesario conocer nuestro Ascendente), sabremos en qué Casa Astrológica pondremos nuestra fuerza vital, dónde enfocaremos la energía. Así el lugar en donde se encuentre el Sol constituye el espacio de nuestra realización personal, representa la búsqueda de la felicidad, lo que realmente nos hace sentir plenos.
Por eso, una persona con otro Ascendente tendrá el Sol en una Casa diferente, lo que la hará distinguirse por sus objetivos, y su búsqueda será completamente distinta a la de otras que tengan el mismo signo.
• SOL EN LA CUARTA CASA
No es lo mismo un leonino con el Sol en la Casa IV…
Quien querrá formar una familia, defender los valores del hogar, y dar importancia a los sentimientos y a lo afectivo, a la infancia, la maternidad y el cuidado de otras personas.
• SOL EN LA NOVENA CASA Que un Leonino con Sol en la Casa IX…
Quien querrá viajar, buscar nuevos rumbos, profundizar en sus estudios, o llegar a un conocimiento más espiritual y trascendental de las cosas.
• SOL EN LA SEGUNDA CASA o que un leonino con Sol en la Casa II…
Necesitará tener dinero, conseguirá aumentar sus recursos, conservar y cuidar lo que tiene. Le dará gran valor a lo económico para sentirse importante; le costará conseguir lo que quiere, pondrá mucho esfuerzo y lo logrará sólo por mérito propio.
Las personas con esta posición planetaria son conservadoras, tienen gran fuerza de voluntad y son ambiciosas, además de algo obsesivas; necesitan tenerlo todo bajo control. Cuando el Sol aparece aquí y, más tratándose de un signo como Leo, se necesita brillar en este terreno, destacar por poseer cosas valiosas, lujosas, que le permitan lucirse. Seguramente, se relacionen con gente pudiente, o de buena posición económica.

¿Por qué dos personas del mismo signo pueden ser tan distintas?