Júpiter en Capricornio

Se dice que Júpiter no está demasiado cómodo en Capricornio, pues el regente es Saturno, el cual, sabemos, es concentrado, fijo y restrictivo, a veces incluso inhibido, mientras que Júpiter aspira a la felicidad y a la alegría de vivir, a la desidia, a veces incluso a ser muy demostrativa.
No obstante, de la mezcla de estos dos astros, con cualidades aparentemente contradictorias, resulta un cóctel sorprendente, por poco que la persona en cuestión sepa hallar un compromiso inteligente para poner fin al conflicto latente que siente en su interior, entre la alegría de vivir y la razón. Así pues, cuando las cualidades inherentes a Júpiter están al servicio de Saturno, el individuo experimenta raros placeres, bien elegidos; y cuando las cualidades de Saturno sirven a las de Júpiter, su alegría de vivir es más intensa, dado que está retenida, controlada por la razón. Aquí, nos encontramos en el ámbito de la felicidad duradera. Sin duda, los riesgos de exceso de austeridad o de intemperancia son siempre posibles.
Palabras clave: capacidad de expansión realista, prudente, perseverante, conflicto latente entre la alegría de vivir y la razón, comportamiento serio, gran poder de concentración, gusto por saber, exceso de rigor.

Volver a Júpiter en los signos