Júpiter en Géminis

La capacidad de expansión del individuo con Júpiter situado en Géminis se centra más sobre sí misma en lugar de orientarse hacia el mundo exterior.
A partir de ahí, hay siempre algo de narcisismo tanto en su comportamiento, como en la expresión de su alegría de vivir, que es un poco teatral, pero a veces le falta autenticidad o espontaneidad. En cambio, las cualidades de sociabilidad y simpatía salen reforzadas, pero acaban a menudo con una palabrería exuberante, o bien son la expresión de una racionalidad excesiva que prohíbe todo abandono real a la alegría de vivir, al bienestar o a la felicidad.
Por compensación, el ser en cuestión puede mostrarse superficial y mundano o bien desenvuelto y exhibicionista, o incluso egocéntrico y muy crítico con los demás.
Palabras clave: capacidad de expansión lúcida y narcisista, gran capacidad de adaptación, sociabilidad, humor jovial, simpatía natural, carácter juvenil que vive en una eterna primavera, egocentrismo, racionalidad excesiva, falta de sinceridad, exuberancia.

Volver a Júpiter en los signos