Júpiter en Leo

El individuo con Júpiter en Leo está convencido de que él es el único dueño de su felicidad, pero también tiene tendencia a creer que la felicidad de los demás sólo depende de él.
Por ello se muestra generoso, pródigo, a lo grande, con tendencia pronunciada al buen detalle y un comportamiento no precisamente modesto. Pero su sincero calor humano le proporciona siempre numerosas simpatías. Sin embargo, espera por encima de todo obtener un reconocimiento admirativo a cambio de todo lo que hace. En él, el deseo de gustar resulta, pues, primordial y necesario para ser feliz; de hecho, viene condicionado por los demás.
Al no soportar vivir solo o entregado a sí mismo, vive a menudo en eterna representación. Le gusta el éxito, los honores y la consideración. Pero peca a menudo de arrogancia, y derrocha sus fuerzas.
Palabras clave: brillante capacidad de expansión, agradable, ambición estimulante, generosidad y pródigo a veces en exceso, necesidad de reconocimiento admirativo, gusto por el buen detalle, arrogancia, tendencia a derrochar sus fuerzas o sus medios.

Volver a Júpiter en los signos