Júpiter en Piscis

Sabemos que Júpiter es el primer regente de Piscis. No obstante, la presencia de Neptuno, su segundo regente, engendra a menudo una exaltación de las emociones y de la sensibilidad en el individuo que tiene a Júpiter situado en este signo, en su carta astral. Por ello, aspira a vivir y a probar las dichas y los placeres maravillosos, exquisitos, sutiles, profundos. Esta preocupación se puede manifestar obsesivamente en él.
Por otro lado, al igual que tiene tendencia a exagerar sus dichas y placeres, está también sujeto a la dramatización o al exceso de sensibilidad, que le pueden volver ciclotímico, pasando, sin transición, de la alegría a las lágrimas o, simplemente, llorar de alegría.
A menudo le atormenta una desesperación profunda, una angustia indecible, que no se basa en nada concreto salvo en su estado de ánimo. Se comporta a veces de una manera infantil, egoísta o tal vez muy influenciable. Y por último, posee una sutil capacidad de persuasión y autosugestión que le ayuda a obtener lo que desea.
Palabras clave: capacidad de expansión sensual, receptiva, tendencia a la dramatización, movimientos emocionales inestables (felices e infelices), exceso de sensibilidad, sutil capacidad de seducción.

Volver a Júpiter en los signos