La Luna en Aries

Los impulsos agresivos revelados por Marte, regente de Aries, estimulan y perturban la sensibilidad. El individuo tiende a afirmarse a través de la sensibilidad, de forma que exalta sus sentidos, le suben fácilmente a la cabeza e incluso a veces le ofuscan. A partir de ahí, se inclina rápida y naturalmente hacia las personas con entusiasmo, aunque también es sensible, susceptible y víctima de desánimos repentinos cuando se da cuenta de sus excesos o errores. A veces, se obstina sin razón o se decepciona mucho.
La mujer con la Luna en Aries: tiene necesidad de afirmarse claramente como mujer, a veces de forma un tanto viril, pero siempre con calor y entusiasmo. En el fondo, se siente igual al hombre y, la mayoría de las veces, en su vida afectiva, es ella la que escoge más que ser escogida.
Palabras clave: sensibilidad a flor de piel, imaginación activa, independencia, vivacidad, precipitación, pronto desánimo.

Volver a La Luna en los signos