La Luna en Capricornio

En el domicilio de Saturno, regente de este signo, la Luna revela un individuo de sensibilidad controlada o inhibida por la razón. La timidez esconde aquí una especie de orgullo que no se atreve a decir su nombre.
La prudencia y el escepticismo limitan las sensaciones y sobre todo su expresión natural y espontánea. De ahí que predominen las cualidades de ambición, lucidez, tenacidad, que integran el dominio de Saturno, lo que hace que este individuo tenga un carácter estable y serio, pero sin dulzura, ternura, suavidad y comprensión. Asimismo, destacan la capacidad de concentración y el sentido lógico de las cosas.
La mujer con la Luna en Capricornio es seria, fríamente lúcida y a veces está despojada de sus cualidades sensibles, lo que le provoca frustración, inhibiendo así la realización de su feminidad. En cambio, es equilibrada, meticulosa, pero a veces atormentada por una melancolía secreta o una tristeza profunda que la hacen pesimista.
Palabras clave: sensibilidad inhibida o controlada por la razón, falta de imaginación, prudencia, melancolía, obstinación, frialdad.

Volver a La Luna en los signos