La Luna en Leo

En este caso las cualidades lunares se intensifican por la presencia del Sol, regente de este signo. La sensibilidad es radiante, calurosa; pero se confunde a menudo con la voluntad del individuo, hasta el punto de que éste tiende, sin darse cuenta, a la autosuficiencia.
A menudo tiene algo de hombre, que se impone a los demás, pero sin ser necesariamente consciente de ello. Asimismo, su sensibilidad se quema con las llamas de la voluntad, lo que da lugar a dudas, principalmente sobre su identidad, que compensa con un cierto gusto por las apariencias, la vanidad o un deseo de sentir emociones especiales.
La mujer con la Luna en Leo es consciente de sus cualidades, del poder de su feminidad y de la influencia que ejerce sobre los demás.
Le surge a veces un sentimiento de superioridad al competir con el hombre, frente al que jamás se arredrará. Es ambiciosa. Necesidad de obtener la aprobación de los demás.
Palabras clave: sensibilidad, expresiva que estimula el gusto por el fasto y lo bello, imaginación artística, orgullo, arrogancia, egoísmo.

Volver a La Luna en los signos