La Luna en Piscis

Júpiter y Neptuno, regentes de este signo, entran en conjunción para exaltar las cualidades sensibles del individuo. Se nos revela hipersensible, muy receptivo con los demás y su contexto vital, a menudo se angustia sin razón, víctima de una imaginación soñadora y descontrolada que le induce a autusugestionarse, a hacerse ilusiones o alimentar miedos irracionales, que esconde casi siempre detrás de una sonrisa encantadora de buena persona. Su sensibilidad está repleta de emociones felices o desgraciadas, que le inducen a exagerar sus alegrías o a dramatizar sus penas.
Es intuitivo, inspirado y posee a veces un auténtico don de la premonición.
La mujer con la Luna en Piscis vive su feminidad con angustia. De ahí sus aspiraciones a estar tranquila, protegida, amada, comprendida y su gran habilidad para encontrar un contexto que le dé seguridad y al que se adaptará. Le falta sentido práctico y de discernimiento, pero es muy intuitiva y tiene mucha bondad.
Palabras clave: sensibilidad muy emotiva, receptividad psíquica, imaginación lírica o enfermiza, angustia, indolencia, pereza.

Volver a La Luna en los signos