Las 12 casas o Domicilios

• La Casa I o ascendente revela la expresión del individuo, su carácter, su yo, su apariencia. Su manera de decir «yo» procede de los elementos indicados por esta Casa.
• La Casa II revela la expresión del instinto de conservación del individuo, su toma de posesión del medio natural, sus adquisiciones, su relación con los bienes materiales y el dinero.
• La Casa III revela las relaciones del individuo con su medio social, sus costumbres, su inteligencia práctica, su sociabilidad y la naturaleza de sus intercambios con los demás.
• La Casa IV revela las bases de la existencia del individuo, su familia, su país de origen, raíces, relaciones de parentesco, su hogar y su habitat.
• La Casa V revela la expresión de la energía vital del individuo, sus sentimientos, placeres, capacidad de creación, de producción, su capacidad de amar, de procrear, sus relaciones con los niños.
• La Casa VI revela la relación del individuo con la vida material del día a día, con su cuerpo, sus aptitudes de trabajo y capacidad de preservar su bienestar y salud.
• La Casa VII revela su capacidad de adaptación con los demás, sus disposiciones para la unión y asociación. Aquí, el individuo dice «¡nosotros!».
• La Casa VIII revela la expresión del instinto de vida y muerte del individuo, su capacidad de regeneración, de reponerse, de captar los elementos exteriores que va a heredar, su comportamiento frente al cambio y la muerte.
• La Casa IX revela el potencial de inteligencia superior del individuo, sus aptitudes para ensanchar su horizonte intelectual, social o geográfico, su tendencia a la aventura y los viajes.
• La Casa X revela la expresión de la voluntad de independencia social y existencial del individuo, su capacidad de exponerse, asumir responsabilidades y triunfar.
• La Casa XI revela la capacidad del individuo para emitir juicios objetivos, que le permitirá encontrar un equilibrio psicológico y afectivo. Informa de las relaciones de amistad y sobre su capacidad para elaborar y concretar sus proyectos.
• La Casa XII revela la expresión de la fuerza moral y espiritual del individuo, su comportamiento cuando se enfrenta a una prueba, su facultad de abstracción y su capacidad para transformarse y evolucionar.