Venus en Aries

El individuo con Venus en Aries en su carta astral se proyecta totalmente en el ser amado, poniendo en ello toda su personalidad, jugándose el todo por el todo, casi siempre con ofuscación, y lo hace sublimando sus sentimientos o al ser objeto de ellos, o bien negando hacer ninguna concesión o conflicto de sus deseos imperiosos, impulsivos y primarios. Sus emociones son ardientes.
Le suben a la cabeza y se convierten a menudo en ideas fijas. Sus motivaciones son espontáneas, inmediatas, fulgurantes, pero sometidas a ataques de entusiasmo seguidos de crisis depresivas, decepciones brutales y rupturas. Una actitud así puede, evidentemente, provocar una inestabilidad emocional o falta de constancia.
Palabras clave: flechazo, sublimación de los sentimientos, motivaciones impulsivas, impetuosas, ardientes, inconstantes, entusiasmos excitados y apasionados, riesgo de inestabilidad sentimental.

Volver a Venus en los signos