Venus en Capricornio

El individuo, en cuya carta natal Venus se encuentra en Capricornio, gobernado por Saturno, puede considerarse un asceta del amor.
Ama poco, pero de una manera profunda y duradera. En la vivencia de sus sentimientos, tanto como en las emociones que siente o las motivaciones que le animan, va a lo esencial; es escéptico, tal vez melancólico o pesimista, pero siempre serio y dueño de sí mismo. Ello proviene del hecho de que, en él, a menudo la razón o la lucidez se imponen a sus sentimientos y emociones. El individuo en cuestión no es demostrativo, pero posee un sentido profundo de su deber y sus compromisos de orden afectivo.
Llevado al extremo, esta configuración tal vez se enfrente a una inhibición o a un rechazo de los sentimientos, a un comportamiento egoísta, desconfiado, frío, que disimula una profunda tristeza interior y, en el peor de los casos, una sequedad de corazón.
Palabras clave: sentimientos escasos, profundos, selectivos, esenciales, tenaces, relaciones amorosas duraderas, dominio de las emociones, melancolía secreta, rechazo de todo compromiso afectivo, frialdad, dureza de corazón.

Volver a Venus en los signos