Venus en Escorpio

El individuo que, en su carta astral, tiene a Venus en Escorpio, experimenta sentimientos intensos y atormentados por las pulsiones y las repulsiones viscerales, instintivas, incontrolables.
Es la clase de persona que ama, quiere o no quiere, acepta todo del otro o lo rechaza en conjunto sin poderlo explicar. La permisividad amorosa sigue paradójicamente a la posesividad extrema.
El individuo en cuestión ama sin prejuzgar. Hace uso de su poder de seducción, quizás a su pesar, pues los sentimientos apasionados y sus relaciones pasionales no carecen de cierta ingenuidad.
Su sensualidad provocadora lo hace muy atractivo, su necesidad de fusión carnal y de posesión hacen de él un ser exclusivo y excesivo. A veces carece de serenidad en su vida amorosa, que es capaz de cuestionarse enteramente de un día para otro.
Palabras clave: sentimientos instintivos, relaciones apasionadas, sensualidad intensa y provocativa, pulsiones y repulsiones físicas irrefrenables, gusto por la seducción e ingenuidad en el amor, celos, rencor, venganza.

Volver a Venus en los signos