Venus en Piscis

Los sentimientos del individuo que tiene a Venus en Piscis están sumidos en profundos y misteriosos torbellinos emocionales que los intensifican, los dilatan o los exacerban.
De todos modos se produce siempre una sublimación de sentimientos, de emociones, de los impulsos amorosos, que
Lo ciegan o lo inducen a darle una dimensión desacostumbrada, romántica, idealista o tal vez religiosa o mística. Puede, por tanto, tener tendencia a considerar el amor como un fin en sí mismo o simplemente a enamorarse del amor.
En este caso, su comportamiento afectivo no siempre es honesto, pues, a pesar de sí mismo y en cualquier circunstancia, quiere hacerse amar, pero a menudo carece de discernimiento en la elección de sus parejas. De ahí que, los riesgos de desorden amoroso o sensual, de crisis pasionales, decepciones sentimentales o de fantasmas y autoengaños sean siempre posibles.
Palabras clave: sentimientos profundos, motivaciones idealistas, fusión amorosa y sensual, romanticismo y sentimentalismo, negación de uno mismo, sed de lo absoluto, angustia, desesperación, exceso de sensibilidad, ceguera amorosa.

Volver a Venus en los signos