El carácter de Cáncer

Con el signo Cáncer comienza la trinidad maternal. Es el primero de los signos de agua y el segundo de los cardinales, y rige el pecho y el estómago. Este es uno de los signos más sensibles del zodíaco, y siendo el primero de la trinidad maternal, rige el hogar y los asuntos domésticos, en los cuales los sentimientos desempeñan un papel preponderante. Las personas nacidas en este signo se caracterizan porque son lentas pero seguras.
Su mejor representante es el cangrejo, cuya tenacidad es proverbial, porque antes de soltar su presa, prefiere perder sus tenazas. La principal característica de este signo es la memoria. Las personas de Cáncer tienen mejor memoria que las de los otros signos, y recuerdan sin dificultad minúsculos incidentes del pasado.
Esto les vuelve un tanto anticuados, porque les gusta referirse largamente a los acontecimientos de otros tiempos, o recordar en su memoria hechos anteriores; por ello a veces se vuelven un tanto limitados y cerrados, particularmente cuando el apego a la familia ocupa un lugar principal en la vida.
Su naturaleza altamente sensible les hace sentir muy agudamente todo lo que afecte a los demás miembros de la familia, y para ellos los asuntos domésticos se convierten en una especie de freno a su propio progreso individual. Tienen mucha tendencia a la aprobación y siempre buscan la simpatía de los demás; tímidos, reservados y vergonzosos, temen mucho el ridículo o el reproche, y esto los hace un tanto convencionales y los ata fuertemente al clan o secta a que pertenecen. Cuando siguen el catolicismo son muy sinceros y dedicados en la observación de todos los rituales, Además les gusta agruparse en sectas y, cuando escalan posiciones, los hombres se hacen masones y se afilian a comunidades ocultas y secretas, y las mujeres se sienten atraídas por las reuniones místicas y ocultas.
Cuando están plenamente individualizadas, estas personas son notables por su imaginación, pero cuando se inclinan al lado personal de la vida, son fantasiosas, románticas y supersticiosas. De la sensación pasan al sentimiento y llegan a la más alta emoción. Es difícil encontrar personas armoniosas entre las nacidas en este signo, aunque en cuestiones de sentimiento son gente realmente maravillosa; este sentimiento puede arrastrarlas a las peores formas de sensacionalismo o elevarles al plano de las emociones.
Siendo extraordinariamente sensibles, es muy fácil dañar sus sentimientos. En cuanto a sensaciones, poseen la dote psíquica de percibir con facilidad las impresiones circundantes. Son económicos y muy dados al ahorro, rasgo que se manifiesta en casi todos los detalles de sus vidas, porque les agrada mucho guardar cartas, libros y todo tipo de curiosidades. Acumulan muchas cosas raras, y les encanta todo lo antiguo.
Respetan mucho la ancianidad y las costumbres, y tienden a ser muy conservadores. Persistentes y excepcionalmente tenaces, tienden, sin embargo, a vivir más en el lado personal de su naturaleza de lo que sería conveniente para su bienestar y para el bienestar de quienes los rodean, pero tienen cierto tacto que los ayuda considerablemente. Cuando están totalmente individualizadas, estas personas aman mucho el poder y, una vez que lo adquieren, parecen tener habilidad para retenerlo. En realidad no son ambiciosos, sino más bien amantes de la fama y del reconocimiento público, cosa que anhelan ardientemente, pues buscan la aprobación del mundo entero. Son capaces de rastrear cosas del pasado que los demás han olvidado hace mucho tiempo atrás. Cuando actúan de acuerdo a las líneas personales solamente, son inactivos y tienden a ser un tanto absorbentes.

Sigue leyendo >>>