Hombre Cáncer Mujer Acuario

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Acuario y un hombre Cáncer?

Tu te dedicas a grandes obras humanitarias y eres compasiva, pero cuando descubras el dolor que le estás causando al manso hombre Cáncer, al que tanto amas, con tus palabras como flechas harás lo posible por mitigarlo y demostrarle que le tienes verdadero afecto. Tú tienes amigos, te gustan las bromas con sorpresas delirantes y, si puedes, infringes un poco la ley. El hombre Cáncer siente que estás en falta porque le importa la tradición, la misma que a los de Acuario les encanta transgredir. Si comparten una cuenta bancaria, procura no manejarla como un payaso cuando hace malabarismos, porque el abatimiento de Cáncer te apenará. No olvides que con el dinero es un hombre melindroso. Es posible que los salve el maravilloso sentido del humor de él. Durante ciertas fases de la Luna, el movimiento retrógrado de Urano se combina con el sentido de lo disparatado y lo ridículo de tu propio signo y viven experiencias inolvidables, especialmente en el sexo.
Los dos están obsesionados por ciertas formas de extravagancia, y éste es un vínculo que, a menudo, los lleva al éxtasis y la pasión que sólo conocen quienes dejan que la fantasía guíe su intimidad. El descubrirá que se equivocó al creerte insensible y que eres la única que lograste espiar debajo de su caparazón para disfrutar del alma imaginativa y tierna que se oculta detrás de su seriedad.
Te amará profundamente porque aborrece la monotonía y tú estás llena de sorpresas. Fantasearán con huir juntos a hacer el amor a algún lugar remoto donde haya cascadas frescas y parques silenciosos. Este instinto por la Naturaleza aparece en la unión sexual como algo reconfortante. El insistirá en mandar y tú no te dejarás dominar. Llegarás a estallar en una tormenta de cólera típica de Urano, aunque no te durará mucho, siempre que no insistan.
Tu esencia de Aire es imposible encerrarla en una forma definida y deberás tratar de que este hombre cariñoso e inteligente lo entienda o se encaminan hacia el fracaso. Por tu parte, no lo critiques y déjalo soñar tranquilamente con su irrecuperable y feliz pasado.