Hombre Cáncer Mujer Capricornio

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Capricornio y un hombre Cáncer?

El hombre Cáncer quiere que lo mimen como a un niño y tú puedes esmerarte por complacerlo, pero si te exige que te doblegues demasiado, está en tu naturaleza rebelarte, por mucho que lo ames. Ninguno de los dos es egoísta, pero cuando el hombre Cáncer reclama más de lo que da, y tú permaneces indiferente, pensará sencillamente que no lo amas, por lo menos, no como lo amaba su madre. Como Capricornio serás recatada, incluso humilde, y con buena disposición a prestar ayuda a quien la necesita. En las crisis actúas de manera sobresaliente, pero no soportas, bajo ningún aspecto, que te traten como un felpudo.
El tuyo no es un signo particularmente sensible, por lo que tendrás que usar mucho tacto con el hombre Cáncer, que se traumatiza con mucha facilidad. Como se trata de un hombre afable, bastará el menor estímulo o elogio para reanimarlo. Se muestra inseguro con respecto a tus sentimientos, pero si lo convences de tu sinceridad amorosa, llegará un momento en que ya no necesitará tantos remilgos. Él pide respeto, comprensión, afecto y estima, sólo que en dosis abundantes. Como tú, aunque nunca lo confesarás y, a decir verdad, como todos los seres humanos. Tú cuentas con el privilegio de volverte más agraciada a medida que pasan los años, es uno de los dones que te concede tu regente, Saturno. Tu belleza irá acompañada de gran fortaleza, pero también de cierta tendencia a volverte empecinada.
Te salva tu inteligencia que te inclina a negociar a tiempo. El hombre Cáncer que siendo joven es bastante tímido, adquiere con los años una personalidad segura y desarrolla un gran sentido del humor. Se convierte en simpático, aunque siempre hablará con voz suave y conservará sus refinados modales.
El también es un cabeza dura, pero mucho más posible de persuadir que tú, que llegas a agotar un número increíble de argumentos para sostener tu posición, aunque siempre con educación y excelentes modales. El Cangrejo no es más experto que la Cabra en eso de repartir caricias. Como hijo de padres demasiado cariñosos, probablemente jamás se haya molestado en responder a un gesto de amor de sus progenitores. Intercambia con él un beso o un abrazo extra, unas afectuosas palabras adicionales y sonríele con frecuencia.
Ambos son tímidos con respecto a los sentimientos, pero tienen un corazón insuperable. Cáncer y Capricornio se toman en serio la fusión amorosa, que suele ser maravillosa, pero son incapaces de confesar luego “te amo” o “tú eres la mujer más hermosa de la tierra”. Hablan de cosas banales, como la de salir a caminar un poco o “¡qué lindo ese rayo de sol posado en la copa del árbol!”.
Sus encuentros amorosos serán como esas profundas experiencias que resultan del poderoso magnetismo de los imanes, nacidas por la oposición de sus signos polares. Los dos son nostalgiosos; el hombre Cáncer vive más en el ayer y hasta le gustaría volver al pasado.
Tu sensatez te hace deducir, en cambio, que el tiempo pasado parece más bello de lo que fue, cuando se lo evoca. Te interesa el hoy con él. Si logras que lo comprenda, entrarán en el círculo secreto, donde se encuentra la solución al enigma del amor.