Hombre Cáncer Mujer Leo

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Leo y un hombre Cáncer?

Para ti, que eres una Leo, el hombre Cáncer es decididamente raro. Se ocupa de ti, te protege, no es autoritario y cuando discuten, te deja salir con la tuya. Nunca te sentiste tan segura desde tu infancia y no sabes la causa de ese desasosiego que te invade como si una voz te susurrara una advertencia. Ese algo que intuyes, es la esencia de Cáncer, un signo cardinal de liderazgo. Detrás de su tierna galantería y de sus educados modales, de su excelente humor y buena voluntad, se las arregla para manejar las cosas, incluida tu propia y exclusiva vida.
Podrás asistir a todas las fiestas que quieras, planear cuántos festejos desees, vestirte según tu gusto, dar órdenes al personal de limpieza y elegir los programas para divertirse, pero entre bambalinas, quedará establecido que él ejercerá el poder de veto en las cuestiones en que tu carácter impulsivo choca de frente con su cautela. El es realmente bondadoso, pero su prioridad es el liderazgo. Tu hombre Cáncer tiene las bellas cualidades del Agua y nunca te picará para vengarse, a pesar de tus inevitables berrinches.
Si lo dejas que tome las riendas, colaborando tú también en sus decisiones, él no ocultará tu luz, más bien buscará que resplandezcas mejor que nunca. No le importará ser tu reflejo. Tú eres el Sol. El es la Luna. Como tú gobiernas el día, te complacerá el amor físico durante la noche, pero puede suceder que él, que es la Luna, se regocije haciendo el amor durante el día, a la luz del Sol. Esta combinación los llevará a descubrir que la sexualidad contiene novedades y frescura y no está condenada por hábitos fijados en el inconsciente colectivo.
La unión sexual será apropiada y conmovedora porque los deseos de él son poéticos y profundos y los tuyos están inflamados por un anhelo vehemente, pero te vuelven serena y apacible como un día de verano, cuando han sido satisfechos con plenitud. Recuerda que la madre de él era, es y será siempre una santa. Si bien tú no te aferras a antiguos agravios, desafortunadamente Cáncer sí tiende a volver a ellos con verdadera tenacidad, aunque se remontan a varios años atrás. Si él logra asimilar cualidades tuyas, como la falta total de rencor y lo magnánimo de tu espíritu será mucho más dichoso.
Deberán estar atentos a los peligros del Fuego y el Agua. Tú puedes volverte un iceberg si hieren tu orgullo y él, lejano e inasible, si se siente rechazado. Entre la tendencia del hombre Cáncer a suponer ofensas imaginarias y el falso orgullo que te domina, traten de encontrar un término medio. Vivirán mejor y todo será más fácil si logran sofocar ese enorme bloque de falso orgullo con el que te mueves por la vida y si él logra salir, aunque sea arrastrándose, de su caparazón protector. El hombre Cáncer y la mujer Leo no se sentirán cómodos en el mar, donde ella se siente fuera de lugar, ni en la selva, donde a él le ocurre exactamente lo mismo. Sólo se sentirán cómodos unidos física y espiritualmente, el uno en brazos del otro, donde el Fuego y el Agua desafían la ley de los elementos, y se fusionan dentro de una gravitación mutua que no se explica por leyes comunes, salvo las del amor.