Las mujeres Cáncer del segundo decanato y la Amistad

Su gusto por soñar y maravillarse, y su memoria selectiva que retiene todo lo que fue hermoso en el pasado, los buenos momentos que ha vivido o compartido y las cosas bellas que ha visto y conocido, la convierten en una amiga muy agradable, aunque algunos estiman su falta de rigor como producto de una lógica irritante y un tanto infantil. Pero sin ese sueño que encarna, la vida sería muy triste y monótona.
En efecto, con una frase, con una palabra, a veces con un gesto, sabe expresar una emoción dulce, tranquilizadora, sabe escuchar y prestar atención, aunque no siempre comprende por qué y cómo algunas personas tienen la habilidad de complicar las cosas. Más meditativa que activa, necesita sentirse en afinidad de pensamiento con las personas con quien entabla amistad. Y a la mínima desavenencia o al más mínimo rechazo por parte de los demás, tiende a encerrarse en sí misma, a refugiarse en sus sueños y en sus pensamientos.