Las mujeres Cáncer del tercer decanato y el Amor

Odia la lejanía, la soledad y los cambios. Muy sensible y emocionalmente vulnerable, a veces endurece sus actitudes para esconder sus debilidades o no ser víctima de ellas.

Maternal, posesiva y exclusiva, lleva dentro mucha ternura y dulzura sentimental para repartir, pero no espera menos de los que ama.

Muy temerosa, a veces incluso angustiada, vive a menudo con el miedo de una desgracia o una catástrofe, que en este caso se produce más en su prolífica imaginación que en la práctica.

Además, tiene una terrible necesidad de sentirse segura, de que se esté muy pendiente de sus estados de ánimo y de que se sea muy solícito con ella.

Sus decepciones o sus heridas misteriosas no siempre están justificadas, puesto que concede importancia a detalles que escapan a los demás. Es, pues, susceptible, pero también influenciable.

Sin embargo, si se siente amada y rodeada como lo necesita, su entrega hacia sus allegados es incomparable.

Volver a Cáncer