Los hombres Cáncer del segundo decanato y la Amistad

Por lo que a este nativo se refiere, es muy importante no ya que sus amigos se sientan como él, sino que estén de acuerdo con sus pensamientos, reflexiones y meditaciones. En efecto, si nota la mínima oposición, o la menor objeción a sus creencias o convicciones, tiende al recogimiento sobre sí mismo o al puro y simple rechazo de aquellos a quien, sin embargo, consideraba sus amigos. Por eso, hay que cumplir ciertos requisitos para formar parte de su ámbito de amistades.
Pero, por otro lado, adora los intercambios enriquecedores, que también le permiten compartir convicciones o motivaciones de tipo social o político. Asimismo le gusta renovar ciertas tradiciones, hablar del pasado e incluso recordarlo, siempre con sus amigos. Finalmente, está más cómodo cuando los recibe en su casa que cuando va a las de ellos, puesto que es hogareño, un poco tímido ante el mundo exterior y no siempre tan sociable como aparenta. Pero hay que reconocer que, aunque a veces hace un triste papel como invitado, resulta un anfitrión excelente.