Los hombres Cáncer del tercer decanato y el Amor

He aquí el hombre-niño, cuyo encanto, dulzura, imaginación y espíritu soñador, pueden evidentemente atraer a una mujer con una fibra maternal muy sensible, pero que debe tener un carácter fuerte y enérgico; puesto que el hombre que va a elegir tenderá a apoyarse totalmente en ella.

Siente amor por el hogar, la familia y los niños, a los que, por supuesto, considera de igual a igual, y esto le hace fiel y constante en sus elecciones afectivas.

La ambición, el éxito, el gusto por el riesgo y la lucha para vivir y sobrevivir no le motivan en absoluto.

Cultiva otros valores, más poéticos y humanísticos, que le hacen muy atractivo.

Es inquieto, normalmente de forma injustificada, no muy optimista, pero tiene el arte de hacer la vida de cada día más hermosa y agradable, y cuando no cae en sus reacciones infantiles, en sus miedos más irracionales o en sus actitudes de recogimiento, sus cualidades sensibles le convierten en un hombre de gustos raros y de sentimientos sutiles.

Volver a Cáncer