Padre Cáncer e hijo Virgo

Si es un niño, la fuerza pasiva y tenaz del padre se vuelve en el hijo timidez o reserva, y se revela, sea por reacción o por cálculo, más previsor y puntilloso que el padre.

Sin embargo, sus relaciones basadas en la honestidad no dejan de ser fecundas.

Si es una niña, o bien le conmueve la sensibilidad del padre, o bien la perturban sus reacciones defensivas.

Su naturaleza calculadora y su actitud de fijarse en los detalles se refuerzan al contacto de este padre un poco soñador.

Volver a Cáncer