Hombre Capricornio Mujer Capricornio

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Capricornio y un hombre Capricornio?

No se enamorarán a primera vista ni siquiera después de 2 días, semanas o meses. Ambos necesitan un lapso respetable para admitir que necesitan a otra persona. A Capricornio no les gusta “necesitar” , porque le parece sinónimo de debilidad. Sin embargo, el amor y la necesidad se parecen. Una vez que acepten que se necesitan mutuamente, estarán listos para confesarse uno al otro que están enamorados. Otro de los conflictos que deben afrontar es el de las dos familias: en caso de que no se lleven bien, son capaces de anular la boda.
Por eso, será importante que compruebes si los parientes de él se llevan bien con los tuyos, antes de elegir a un signo tan atado a su familia como el tuyo para compartir tu vida. Ustedes no tendrán discusiones sobre dinero, porque los dos le dan un extraordinario valor, salvo que se trate de la elección de uno u otro banco donde abrir una nueva cuenta de ahorro. Se llevarán bien, porque si bien lo sabes ambicioso, intuyes que detrás de su fachada altanera y de sus implacables arremetidas, brilla una inmensa ternura, semejante a la tuya. Este hombre admirará tu autonomía y no la interpretará como una amenaza.
La chica Capricornio casi nunca denuncia un comportamiento demasiado sentimental, salvo que la tomen por sorpresa cuando está distraída. Esto es precisamente lo que hará tu hombre Cabra: observarte cuando estás distraída. El hombre Capricornio tiene un sentido muy desarrollado de la ocasión romántica, conoce la paciencia y está dispuesto a esperar el momento correcto para convencerse de que lo quieres más que a un amigo. No podrás despegarte de un hombre que es tierno sin ser ostentoso, que es afable con tu familia, que arregla el auto de cada uno y tiene una respetable cuenta bancaria destinada a planes futuros.
Representa la reencarnación de tu sueño más importante. El está preparado desde hace tiempo esperando que tú te des cuenta que lo amas. Todo lo tiene planeado de forma perfecta. Y en realidad, a ambos les cuesta aceptar que la perfección suele ser enemiga de lo posible. Lo que sí alcanzará niveles portentosos será la expresión física de su amor, porque ambos se sentirán ante la persona ideal para desahogar toda las emociones que controlan en las otras facetas de sus vidas. La paciencia y la ternura que se prodigan, los llevarán a construir una pasión trascendente. Tienes que obligarte, y convencerlo a él, a desechar la posesión. La libertad individual no significa tener otros amores, sino resguardar un escenario propio, para continuar siendo excitantes el uno para el otro. La cautela y la introversión mutuas pueden atrofiarles la realización de sus sueños y alejar a amigos que los encuentran demasiado distantes y fríos. Deben arriesgarse a disfrutar de vez en cuando y no guardarse todo el dinero para la vejez. Si uno de los dos llega a la fama, disfrútenla sin rechazarla por incómoda.
Si bien tendrán aseguradas todas las posesiones que tienden a valorar, no podrán hacer lo mismo con el amor. Aunque sí, se lo puede asegurar con una dosis importante de fe, de apertura y de entrega.