Hombre Capricornio Mujer Libra

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Libra y un hombre Capricornio?

En un comienzo, lo considerarás demasiado estructurado e insípido para concordar con la imagen ideal de hombre que ha forjado tu florida imaginación. Te resultará formal, pesimista y hasta aburrido. Te recomiendo que luego coloques sus virtudes en el otro plato de tu Balanza, aunque tengas que realizar un esfuerzo, ya que no puedes negar que te atrajo, sin saber por qué, desde la primera mirada que intercambiaron. Convengamos que nació bajo un signo de Tierra y puede ser inconmovible cuando tiene una idea fija, pero sus partes positivas son de resaltar. Es sosegado, nivelador, vigoroso, de buenas maneras, jamás brusco o agresivo y no tiene nada de aburrido.
Apenas lo conozcas mejor, descubrirás un sentido del humor pleno de ingenio, incisivo, capaz de captar los comportamientos ridículos de los seres humanos. Puedes confiar en él, trabaja con tenacidad y le gustan las artes. Se muestra humilde y jamás hará ostentación de su sabiduría natural.
Considero que ahora haz nivelado tu Balanza Te desea para que apagues con tu alegría su pesimismo y porque necesita ese toque de magia y de estímulo que tú brindas a raudales, para librarse de sus miedos y terminar con su vacío interior. Puede llorar, emocionado ante el poder de tu luminosa sonrisa, pero dará vuelta la cara para que no lo veas y tratará de que no te arrimes a sus sentimientos. Saturno, su planeta regente, lo aleja de la gente. Debes tomarte tiempo y trabajo para encontrar el anhelo del hombre Capricornio por ir contigo por la vida para que lo colmes de felicidad. El primer abrazo íntimo no los acerca al paraíso: tú te sientes herida por ese glacial secreto en que mantiene sus emociones y al mostrarte dudosa, él interpretará que te es indiferente.
Los elementos humanos de Aire y Tierra representados por Libra y Capricornio reaccionan como extraños entre sí, como sucede en la naturaleza. Pero la atracción de lo diferente es una de las más poderosas con respecto al deseo sexual. De a poco, él siente la curiosidad imperiosa de explorar tu libertad de comportamiento y tú la de penetrar el área de ternura que le reconoces en una mirada.
Es precisamente esta búsqueda mutua la que enciende ardores. Sus encuentros eróticos estarán estimulados con una expectativa creciente, que excita y reaviva el deseo de unirse, para tratar de conocerse en profundidad. Como nunca dejarás de ser libre y de tener pensamientos independientes, despertarás ciertos sentimientos machistas en la Cabra, que aunque te tenga fe, cree en la importancia de las apariencias: su mujer debe parecer lo que es. Saturno lo suele volver inflexible con respecto a éste y otros aspectos, pero tú eres dúctil, y al pertenecer al elemento Aires, te resulta más fácil cambiar de posición, aunque no de pensamientos, desde ya.
Premiará tu esfuerzo por armonizar con él con un regalo importante, tal vez una joya de altísimo precio. Pero tú le regalarás una cadena antigua con un colgante del siglo XIX, bien varonil, para recordarle que su personalidad se inclina al pasado y no se adapta a los tiempos. Es sutil, y te comprenderá: por ser tan ingeniosa eres irreemplazable para él.