Hombre Capricornio Mujer Piscis

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Piscis y un hombre Capricornio?

Se sentirá más cómodo contigo que con cualquier mujer de otro signo, pero le gustará que trabajes sólo para su empresa, salvo que se trate de un Capricornio que encuentre muy interesante que tengas un empleo bien remunerativo que aumente sus arcas. Pero si debes trabajar porque se encuentran en apremios económicos, te lo permitirá de mala gana, mientras se esfuerza en mejorar económicamente para que sólo te dediques a tu casa y a lo que realmente te gusta. Sus actitudes, por momentos, tan cerradas, contarán con tu tolerancia porque comprendes que, si bien suele ser inflexible, esta conducta viene acompañada por protección, paz y armonía. La estabilidad de este hombre serena tu inquieta personalidad.
Admirarás, como buena hija de Neptuno, el que se fije metas difíciles y las alcance con una fuerza de voluntad descomunal. Ante sus accesos de depresión, te sentirás estimulada porque serán tu oportunidad de brindarle dulzura, señalarle sus virtudes y mimarlo todo lo posible. Si te empeñas, tú puedes hacerlo cambiar hasta que logre descartar normas tan estrictas y se vuelva más despreocupado e informal.
Tú, con la inmensidad de tu cariño, le enseñarás a invertir tiempo en disfrutar del perfume del campo y a intentar una que otra aventura fuera de la ciudad. Como sucede con todas las combinaciones de Tierra y Agua, el amor físico entre ambos puede convertirse en una experiencia profunda y fértil para el cuerpo y el alma. Se sentirá renovado después de una relación íntima contigo y dichoso de haber descubierto la inocencia y el placer.
El de ustedes será un acto de amor silencioso, pero envuelto de entendimiento y de un sentimiento profundo. Incluso cuando se peleen, lo que no será muy frecuente, el acercamiento sexual será siempre como un himno al amor. Los enfrentará tu sensibilidad y la insensibilidad de él. Tú lo encontrarás incomprensivo y él demasiado reservada, lo que lo obliga a cuidarse constantemente para no hacerte daño, porque te ama entrañablemente. Soluciona esos conflictos apenas aparezcan, sin dejar que se acumulen y se amparen los dos en una carencia de diálogo tensa.
No fantasees con el divorcio, porque tú eres capaz de sostener una pareja con tu extraordinaria capacidad de amar y ponerte en el lugar del otro. Si no le cuentas lo que te pasa, el hombre Capricornio puede encerrarse en una terca desaprobación que lo inducirá a ser cruel con sus palabras y sus actos.
El tardará en comprender que tu elemento es el Agua, el más potente, porque puede erosionar una piedra con tenacidad y sin violencia. El Agua es tan poderosa porque es pasiva, pero desgasta todas las formas de resistencia. Trata de no mostrarse caprichosa e irritable, actitudes que surgen a fuerza de ser tan comprensiva con todo el mundo. Como estás regida por Neptuno, serás evasiva, y cuando él te note triste o ensimismada, no logrará que le digas la verdad con sólo preguntártelo. Pensará que lo eludes y tú que te sofoca, pero sólo son nubes pasajeras. Las peleas serán seguidas por una reconciliación maravillosa. Especialmente si tratas de ser indulgente y no quedarte en lo superficial.
Sentirán que juntos, haciendo el amor, que es cuando tú logras desterrar a su mortífero Saturno, se elevan como dos pájaros, hacia la inmensidad del cielo.
Se amarán hasta el paroxismo y, precisamente por eso, sus peleas serán descomunales.