Hombre Capricornio Mujer Tauro

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Tauro y un hombre Capricornio?

La afinidad química que existe entre Capricornio y Tauro hace pensar que tendrán un romance suave, sin demasiadas contingencias, tendrán su cuota de problemas, pero con mayor capacidad de soportar momentos de tensión. Ambos tienen la misma motivación: la seguridad emocional y económica. También cuentan con la cualidad de la paciencia. Todo junto despierta una emoción profunda y prolongada que se traduce en verdadero amor. Tú eres mucho más sentimental de lo que pareces, de ahí tu apego al hogar, a las viejas cartas de amor, a tu marido y a tus hijos.
Te resistirás a los grandes cambios, aunque parezcas aceptarlos. Alguien que no es sentimental no se apega a lugares que fueron testigos de sus emociones. También eres bondadosa, pero no sometida. Como sabes esperar sin inquietarte, este hombre te encuentra irresistiblemente femenina. Esta quietud tuya lo excita, porque le despierta su masculinidad, con un toque machista. Además, cocinas bien y sabes reírte a tiempo. Parecen semejantes, pero no son tan parecidos.
Tú no necesitas el reconocimiento público ni privado, siempre que te dejen en paz. Tampoco te preocupa que hablen mal de ti, te conformas inteligentemente con el respeto que sientes por ti misma. El hombre Capricornio necesita la aclamación pública y privada. En secreto, busca llegar a la cúspide de su meta, obtener una función de mando, con un despacho que lo aleje de la inmadurez que lo rodea.
Si alguien lo critica, fingirá indiferencia, pero íntimamente se sentirá mal y es posible que termine con un dolor de estómago. Intentará mejorar la opinión ajena apenas pueda. Es posible que tú adivines sus sentimientos, pero tu bondad te impide decírselo. Ambos intercambian emociones de una manera tácita, utilizando medios que sólo el corazón escucha, por eso su vínculo es irrompible.
Sexualmente, te mostrarás condescendiente. Estás mejor preparada que él para la unión sexual, porque tus cinco sentidos están muy desarrollados, lo que se prolonga en otras áreas físicas. Te resulta más fácil manifestar tus sentimientos y brindar caricias. El expresar su amor de manera directa y hasta vehemente, hace que el amor físico de este hombre sea demasiado incontrolado, que le falte delicadeza.
El busca la pasión y aunque es tierna puedes llegar a dudar de ella. Con tu paciencia y dulzura lo guiarás a la satisfacción mutua, lo liberarás de emociones que experimenta con timidez y que tanto necesita expresar. Trata cíe que huya de la tendencia, enviada por Saturno, y común en el capricorniano de que el amor es triste y lleno de desencantos. Como a ti te rige Venus, le enseñarás con gracia y dulzura, a no alarmarse por lo que despierta el amor entre los sexos. También, a no separar el sexo de los sentimientos, que es una manera de resguardarse de las heridas que pueden atravesarle el corazón.
A veces puede ser algo egoísta, frío, práctico y ambicioso. Y tú te mostrarás caprichosa, ahorrativa y rutinaria. Pero se muestran así para mantener, inconscientemente, el amor a distancia. Los dos terminarán tomándose un día de la mano y descubriendo, mirándose a los ojos, que son dos románticos incorregibles.