Hombre Capricornio Mujer Virgo

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Virgo y un hombre Capricornio?

Preferirías vivir eternamente sola, desde ya que no como una virgen literal. No te entusiasma la idea de conciliar tus hábitos con los de otra persona. Esta certeza es la que suele atormentarte cundo te enamoras, porque te aparecen sentimientos contradictorios. Te gustaría tener una posición reconocida por la ley y la sociedad. Ejemplo: un matrimonio legal. Además, cuando amas a un hombre sientes el deber de casarte con él, darle hijos, hacerle la comida y de cuidar su aspecto, aunque no te guste planchar camisas.
Es un dilema que no muestras a nadie y mantienes oculto. Además, odias los choques y sabes que es ilusorio no sostenerlos con quien se convive. A pesar de tu pulcritud y orden, no estás preparada para ser solamente ama de casa. Si te enamoraste de un hombre de Capricornio deja los análisis aparte, porque convertirá en su honesta y respetable esposa a la mujer que ama o la abandonará transformándose en un amargado. Cuando te encuentres con la Cabra, sentirás una sugestión irresistible, mezcla de empatía y comprensión. Desde ya que del otro lado experimentarán lo mismo.
Están destinados a comunicarse bien, ya sea bailando, conversando, trabajando o haciendo el amor, actividad esta última que disfrutarán profundamente. Ninguno de los dos es espontáneo con respecto al sexo y vienen de experimentar algún tipo de carencia. Pero cuando te acurrucas en los brazos de este hombre, pierdes toda tu frialdad, indiferencia e inhibiciones. Lo mismo le sucede a él. Se descubren como si fueran sacándose capas cada vez más transparentes, lo que transforma su unión sexual en un acto cada vez más excitante. Los une el cuidado del dinero, la prevención, la pulcritud y la misma ambición, aunque la de Capricornio es más terrena.
El no pretende prestigio y dinero, tú persigues una meta mesiánica que no confesarás nunca: estás convencida de que llegaste al mundo con la misión de cambiarlo, aunque sea de una manera mínima y ejemplificadora.
Con el tiempo y las responsabilidades domésticas y laborales vas dejando de lado esta urgencia de trascender, pero sigues manteniendo temores que el hombre Capricornio irá disipando, brindándote su leal amor, el confort económico y la posibilidad de viajar y conocer lugares exóticos. Esto último te fascina y él te seguirá en tu búsqueda de lugares diferentes, aunque prefiera quedarse en su casa leyendo un buen libro, después de haber realizado prolijamente sus cuentas. Llegarán al éxito porque persiguen metas comunes como invertir, no dilapidar, evitar la ostentación y vivir con mesura. Te acostumbrarás rápidamente, y si no intenta, la costumbre de este hombre de preservar y hacer feliz a su familia y tolerarás más de unas vacaciones con diez personas sentadas a la mesa, si se trata de un grupo numeroso de parientes. A pesar de que es práctico, comprende todo el fuego que ocultas y ha descubierto hace rato que puedes hacerlo reír con tus salidas ingeniosas. Utiliza estas cualidades que sólo te permites en raras ocasiones para ser amada como el primer día, por uno de los mejores maridos del Zodíaco.